Experiencias

Sabores de la Amazonia

1 Día

Un paseo por la gastronomía amazónica, con su variedad de platos típicos, frutas, pescados, aderezos y su riqueza en influencias indígenas.

Agregar a favoritos Eliminar de favoritos

“Quien come jaraqui, nunca más sale de aquí”, dice el popular refrán manauara. Pescado muy popular entre los habitantes de Manaus, capital del estado de Amazonas, el jaraqui es barato, fácil de encontrar y frito es muy sabroso. ¡Si se sirve con harina de uarini y vinagreta es aún mejor!

La riqueza gastronómica de la región amazónica está en todas partes. En Manaus, está en las playas de río, con diversos peces que puede disfrutar tomando una deliciosa - y bien helada - cervecita; y en las calles del centro, donde vendedores ambulantes venden bocadillos exóticos y jugos variados que solo se encuentran en la región Norte del país.

También está en las plazas, como la de San Sebastián, llena de rincones con delicias típicas como el açaí y la castaña; en los cafés regionales, responsables del desayuno más suculento y diversificado que pueda disfrutar en su visita al lugar; y en los paseos en barco, que le permiten percibir la influencia de la cultura indígena en los platos locales.

En fin, ¡en la cocina de la Amazonia todo es tan único que tendrá la impresión de que nunca más va a comer tantas cosas diferentes en tan poco tiempo! Entonces pasemos a los detalles, porque ya se le debe hacer agua la boca de solo pensar en las delicias que puede encontrar. Entre un atractivo y otro, le mostramos.

Destinos de
de esta experiencia
Manaus
Día
Agregar a favoritos Eliminar de favoritos
Día 1
Sabores de la Amazonia

Cafés regionales y sus delicias

Su día puede comenzar con un desayuno reforzado en uno de los cafés regionales tradicionales de la ciudad. En ellos puede disfrutar de tapiocas (crepe hecho con harina de mandioca) rellenas con jamón y queso o simplemente con manteca; jugos variados, como el cupuaçu; frutas diversas, como la pupuña cocida; y el sándwich más famoso de la región: el x-caboquinho, hecho con pan francés, queso coalho, bananas fritas y tucumã, que es un fruto de pulpa fibrosa originario de una palmera amazónica.

En el centro de Manaus, una variedad de sabores

En el centro de la ciudad, la parada obligatoria es el Teatro Amazonas, con su cúpula colorida compuesta por 36 mil piezas de cerámica esmaltada. Símbolo máximo de la ciudad, el Teatro representa toda la prosperidad de la fiebre del caucho, un periodo de gran desarrollo económico y social del país.

EL Teatro se encuentra en el Largo de San Sebastián, en cuyo entorno hay varias tiendas de artesanías locales. En estas tiendas, puede encontrar los sabrosos bombones de cupuaçu y castaña - e incluso puede llevar algunos a casa y convidar a sus amigos. ¿Quién sabe si un día no regresan a Brasil con usted?

En el Largo también hay algunos bares y kioskos donde se puede tomar un tazón de tacacá, una especie de sopa hecha con tucupí (caldo de mandioca brava, picante o no), camarones secos, goma de mandioca y hojas de jambu. El jambu deja su lengua un poco adormecida, peros no se preocupe por eso. Tan solo deguste este plato especial y vaya a recorrer la ciudad y descubrir más delicias.

El mejor de las calles de la ciudad

En las calles del centro también verá varios puestos ambulantes, muchos de ellos vendiendo banana pacovan (una mutación de la banana, con un fruto más grande) frito en forma de chips. Para apagar la sed y aliviar el calor, que es constante en Manaus, tome un jugo de frutas. Los más comunes, además del de cupuaçu (siempre...), son los de taperebá y guanábana.

Otro jugo exótico que puede probar es el de camu-camu (o camocamo). Fruta de la familia de la guayaba, el camu-camu tiene 30 veces más vitamina C que la naranja. Es el segundo mayor contenido de vitamina C en el mundo, solo por detrás de la fruta australiana kakadu plum.

En algunos lugares también se puede probar el jarabe de guaraná. Diferente a la gaseosa, el jarabe se hace de la fruta que es muy cultivada en el Amazonas, principalmente en Maués - por algo la ciudad es considerada la tierra del guaraná.

Todas estas delicias amazónicas y muchas otras pueden comprarse en el Mercado Adolpho Lisboa y en el paseo y las calles cercanas al Puerto de Manaus, cuyo conjunto arquitectónico fue declarado patrimonio histórico nacional en 1987.

Historia, playa y pescado frito

Si hay algo que no debe olvidarse en Manaus, es la oportunidad de refrescarse siempre que sea posible. La ciudad es calurosa y húmeda, lo que hace sudar todo el tiempo. Por eso, uno de los paseos deliciosos para realizar allí es tomar una voadeira (pequeño barco motorizado) en la Marina do Davi e ir hasta la Praia da Lua.

Con arena blanca, aguas cristalinas, tranquilas y cálidas, y forma de media luna, la Praia da Lua está a 10 minutos de la costa y tiene algunos puestos que venden bebidas y comidas regionales, como pescado frito, por ejemplo.

Los peces amazónicos son la principal base de la alimentación regional. Diversificados y preparados de maneras variadas, suelen satisfacer a todos los paladares.

El más famoso - y también uno de los más caros -es el pirarucú, el llamado bacalao de la Amazonia. Uno de los peces de agua dulce más grandes del mundo, el pirarucú llega a medir 3 metros y puede ser servido a las brasas, en buñuelos, con leche de coco e incluso con açaí (fruta cuyo jugo también es bastante común en Manaus).

Otros peces servidos comúnmente son el tucunaré, el tambaquí, la matrinchã (o matrinxã), la piraña y el ya mencionado jaraqui.

El paseo a Praia da Lua generalmente incluye una visita al Museo do Seringal Vila Paraíso, donde tendrá una clase sobre la historia de la comercialización del caucho en Brasil.

Después de tantas cosas nuevas, es bueno terminar el día viendo la puesta de sol en el río Negro y degustando un refrescante helado de tapioca en la Playa de Ponta Negra.

  • Aspectos destacados de la experiencia
  • Atracción
  • Aeropuerto

Excelente para

Passeio

¡Disfrute!

Vea nuestras recomendaciones